Cristo Eucaristía, Luz de la niñez y de la juventud

Cristo Eucaristía, Luz de la niñez y de la juventud

viernes, 1 de octubre de 2010

San Miguel Arcángel le ganó la pelea al diablo y lo echó del cielo, y el diablo cayó como un rayo a la tierra


En esta semana semana que pasó, festejamos los días de los Arcángeles Miguel, Gabriel, y Rafael, y también el día de nuestros Ángeles Custodios, por eso hoy vamos a hablar de los ángeles, principalmente de San Miguel.

La Biblia cuenta que San Miguel peleó en el cielo contra el diablo: “…hubo una lucha en el cielo”, dice la Biblia (cfr. Ap 12, 7-9. ¿Cómo era esta lucha? ¿Vieron cómo pelean los soldados? Bueno, en el cielo era algo así, solo que los que peleaban eran ángeles: San Miguel y los ángeles buenos de un lado, y Lucifer y los ángeles malos, de otro.

Después dice la Biblia: “San Miguel y sus ángeles ganaron, y los echaron a los ángeles malos del cielo. El diablo y sus ángeles cayeron a la tierra (cfr. Ap 12, 9)”.

Quiere decir entonces que San Miguel y sus ángeles les ganaron en el cielo a los ángeles malos, y los echaron del cielo, y como esos ángeles ya no podían estar en el cielo, cayeron a la tierra. Y desde entonces, andan dando vueltas por la tierra. Ya nunca más pueden ir al cielo, porque las alas de los ángeles malos son pesadas y negras, y no les sirven para ir al cielo, en cambio, las alas de los ángeles buenos, son blancas y bien livianitas.

¿Por qué pelearon los ángeles buenos, mandados por San Miguel, y los ángeles malos, que tenían de jefe al diablo? ¿Qué pasó para que se pelearan?

Lo que pasó fue que el diablo, que es muy mentiroso, dijo una mentira: él estaba viendo a Dios, pero después se dio vuelta y ya no quiso más mirar a Dios, y les dijo a los otros ángeles que él era igual a Dios, y que lo tenían que querer a él y no a Dios, porque él era igual y más grande que Dios.

Entonces, San Miguel Arcángel, que quería mucho pero mucho a Dios, y que sabía que eso era mentira, porque nadie puede ser igual a Dios, dijo, con voz muy fuerte: “¿Quién es como Dios? ¡No hay nadie como Dios, y el que diga que es como Dios es un Mentiroso y se tiene que ir del cielo!”. Y el diablo le contestó: “Yo soy el Mentiroso, que dijo eso, y lo vuelvo a decir: ‘Yo soy como Dios, y no quiero servirlo ni lo quiero amar!”.

Y ahí fue que se agarraron a pelear, en medio del cielo, los ángeles buenos, con San Miguel Arcángel a la cabeza, contra los ángeles malos, todos oscuros y con alas como de murciélagos, y con dientes como de león y de tigre. Los ángeles malos querían morder con sus dientes grandes, y rasguñar con sus garras, que eran como las de los osos, a los ángeles buenos, pero los ángeles buenos sabían pelear muy bien, y ninguna sufrió ni siquiera un rasguño, porque tenían escudos fuertes y espadas grandes.

Además, los ángeles malos tenían alas como las de murciélago, grandes, negras, y muy pesadas, y por eso no podían pelear bien, además que no sabían pelear, y así fue como les terminaron ganando a los ángeles malos. Cuando ya estaba terminando la pelea, los ángeles buenos los hicieron caer del cielo a los ángeles malos, y todos cayeron a la tierra, Satanás primero de todos. ¿Vieron cuando va a haber una tormenta, que empiezan a caer rayos del cielo, que se pone todo oscuro, se ve el rayo, que es blanco, y se escucha un trueno? Bueno, así fue la caída del diablo, el ángel malo, y de todos los ángeles malos, desde el cielo: como cuando cae un rayo a la tierra.

Y Jesús, que era Dios y por eso estaba en el cielo, vio cuando el ángel malo cayó, y lo llamó a San Miguel Arcángel y le dijo que tenía un excelente-diez en su libreta de servicio a Dios, porque había peleado muy bien. Y le puso un excelente-diez, y lo nombró como Jefe de todos los ángeles buenos del cielo, y además le dijo lo siguiente: “Arcángel San Miguel, has peleado muy bien en el cielo para defender el Nombre Santo de Dios. Ahora te encargo que vayas a la tierra, y cuides a mis hermanos, los niños y los hombres, y cuando ellos te recen, quedate al lado de ellos, para que el diablo nunca les haga nada malo. Y después, cuando terminen sus días en la tierra, traelos a los niños y a los hombres aquí, al cielo, para que estén Conmigo por toda la eternidad, para siempre”.

Y San Miguel Arcángel le contestó a Jesús: “Será como Tú digas, oh Jesús, Gran Dios, que eras, que eres y que serás. Yo iré a la tierra y me quedaré al lado de los niños y hombres buenos que me llamen, y cuando me llamen, los ayudaré en su lucha contra el diablo, y le voy a ganar al diablo en Tu Nombre, como ya le gané aquí en el cielo. Ahora mismo bajo para recorrer la tierra a Tus órdenes”.

Y desde entonces, San Miguel Arcángel está en la tierra, y viene al lado nuestro, invisible, cuando rezamos esta oración: “San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, oh Príncipe de la milicia celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo. Amén”.

Aprendamos esta oración y la recemos siempre, para que San Miguel Arcángel venga en nuestra ayuda.

9 comentarios:

  1. Y donde esta la cita biblica de toda esa historia????

    ResponderEliminar
  2. Hola, estoy por presentar una obra de el origen de San Miguel Arcángel, con esta información que se describe será suficiente? esta será actuada por niños que se están preparando para su primera comunión..Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado/a lector/a: la información puede ser suficiente, si es que se ajusta a la obra que Ud. tiene planificada hacer, todo dependerá de eso. En Cristo y María. P. Álvaro Sánchez Rueda.

      Eliminar
  3. Hay q creer sin pruebas. Eso se llama fe.

    ResponderEliminar
  4. menuda historia !! sin citas biblicas no son mas que invenciones,no hacerse falsas doctrinas regirse a la biblia

    ResponderEliminar
  5. les falta texto biblico para demostrar

    ResponderEliminar
  6. Gracias por decir tan linda historia

    ResponderEliminar
  7. Gracias .es muy lindo la oración llega en nuestro corazón

    ResponderEliminar
  8. que linda historia y porsupuesto es el arcangel del cielo y de la tierra

    ResponderEliminar